Un trocito de mi salón

Un trocito de mi salón
28 junio, 2015 Pat
Por Decoración

Ya os enseñé hace meses en Instagram cómo pasaba una mañana de domingo dando una mano de pintura a una bancada recién colocada (por un carpintero) en nuestro salón… ¿queréis ver un poco más?


La verdad es que nuestro salón poco o nada se parece ya a un salón convencional.


El otro día leía un post de Mi Cesta de Mimbre donde Marta contaba que tenía pensado hacer que el salón de su nueva casa fuese también algo así como una sala de juegos para su hija Valentina.

Y nosotros no podemos estar más de acuerdo.

Hace meses que regalamos nuestra mesa de comedor. Ya casi no hacemos comidas ni cenas en casa, y si queremos hacer una y no puede ser en el jardín, unos tableros y unos caballetes cubiertos con bonitos manteles serán suficiente.

No había sitio en casa para que Alicia tuviese su propia habitación de juegos (y dicen los expertos que es mejor que no jueguen en su habitación). Y me gusta estar con Ali mientras juega (cuando no está conmigo en el ático cortando y pegando papelitos…)

Total, que el salón es ahora un espacio abierto, común y multifuncional, fácil de limpiar y recoger (fundamental!) donde lo mismo vemos la tele, que jugamos a las tiendas, hacemos yoga o bailamos Zumba…

Así que, tras quitar los viejos muebles (menos el aparador que conservé gracias a la pintura pizarra como os conté en este post), pintamos y pusimos ruedas a un montón de cajas de madera antiguas y mandamos hacer a medida un tablero de pared a pared:


Con pintura pizarra Auténtico en el mismo gris francés del aparador le di un par de manos a la balda, pero marqué unos 20cm por encima, con cinta de carrocero sobre la pared, para que quedase mejor integrada con ella… y creo que funcionó bastante bien =)

Ah! Y lo pinté a rodillo (siempre había usado la chalkpaint con brocha) y ningún problema.

Y en este caso sí apliqué una generosa capa de cera clara sobre el tablero (sobre la pared no), ya que queda más protegida, coge menos polvo y Alicia suele apoyar en ella algunos trastos mientras juega.


Y a modo de curiosidad, os enseño otra vista del salón…


1: Yo, haciendo la foto, sentada como una señora.
2: Mi “famoso” tenderete handmade. La verdad es que una de las razones por las que me esmeré tanto es que sabía que lo iba a tener que ver allí día tras día… =)
3: Pared vacía. Alfre y yo tenemos un desacuerdo respecto a ella. Él cree que así está bien. Yo creo que le falta algo.
4: El vinilo de Vinilos Stica; por si alguien tenía duda de que ocupa un lugar en mi salón (y para reforzar la idea de que no hago posts patrocinados si lo que me ofrecen no me encanta!)
5: Un bote de cristal que se está cansando de esperar a que lo pinte con chalk paint para convertirse en un jarrón en condiciones.
6: Una maleta antigua que Alfre me regaló, que está llena de juegos de mesa y que no acaba de encontrar su lugar; botes de pintura y un marco con fotos de nuestra boda impresas con Cheerz (antes Polabox).
7: El router del revés porque si no no me llega el WiFi al ático… =(
8: Me lo he saltado (ooops!)
9: Cajas antiguas de madera pintadas y con ruedas, llenas de esas cosas que normalmente se tienen en los muebles de salón, de los que nos deshicimos…

Y éste es un trocito de nuestra casa, como veis a medio hacer… =)
Feliz domingo!

Pat.