Hola Decoupage, Adiós Cerezo

Hoy voy a enseñaros el paso a paso de cómo transformé con decoupage la silla desde la que os escribo normalmente. Bueno, para ser más exactos, usé la variante de la técnica de la servilleta…
No es mi mejor trabajo, pero era la primera vez que lo intentaba con algo tan grande, y desdeluego he aprendido mucho con él. Ya se sabe. Para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos.

Esta silla tenía la base color cerezo, y ya no pegaba con lo que tiene alrededor. Así que cogí mi pintura blanca y unas servilletas y me puse manos a la obra.

1. Desmonté la base que iba a decorar y la rodeé por debajo de papel de periódico.

2. Apliqué un mano de pintura blanca en spray (mucho más cómodo)

3. Elegí mis servilletas, éstas son de Ikea.

4. Hice unas pruebas de colocación antes de encolar.
Una sola servilleta no cubre toda la base y habrá que «parchear».
Tener en cuenta dónde caerán las uniones, que se vean lo menos posible…

5. Y ahí que fui: recordad que hay que separar las tres capas de la servilleta y quedarse con la estampada.
Capa de cola (no pasarse de generosos) y al aplicar la primera servilleta  casi me da un patatús, pero que no cunda el pánico:

NOTA 1: sed cuidadosos al elegir la base de trabajo, si es completamente plana, mejor.
Si no, estad preparados para hacer nervios.


6. Despacito, hay que ir presionando con la palma de la mano, SIN ARRASTRAR, y las burbujas van desapareciendo. En este caso van a quedar algunas arrugas, porque la base no es totalmente plana, tiene forma para que encaje el culete de quien la usa, pero con el alisado mejora mucho… veis?

7. A continuación parcheé la parte no cubierta por la primera servilleta. Cortáis un trocito de otra y la hacéis encajar lo mejor posible. Y a repetir la operación.
NOTA 2: Si va a ser necesario parchear, cuidado al elegir el diseño de la servilleta, que sea fácil de acoplar sin que se note, practicadlo antes.


8. En la primera capa de cola no la apliqué en los bordes de la silla, para dosificar el trabajo, porque la cola va secándose y no das abasto en una superficie tan grande para ir alisando, veis?


Así que después hice lo mismo pero con los bordes, donde inevitablemente hay que replegar la servilleta, aunque aparezcan arruguitas:

9. Cuando la primera capa de cola ha secado durante unas horas, aplicamos la segunda, y esta vez usamos rollo de parafilm de cocina para cubrir la superficie de trabajo e ir alisando sin levantar el papel:

10. Y cuando ha secado la segunda capa, aplicamos una tercera, y una cuarta o quinta…
Pero éstas ya no necesitan alisado (la segunda capa ya ha sellado todo) y entre ellas una horita es suficiente…
Y aquí podéis ver la silla tras las sucesivas capas de cola, con sus defectillos, no quiero que pasemos nada por alto, ni lo bueno ni lo malo…

Podéis pensar «uff, qué desastre…». Yo también lo pensé… pero no hay que desesperar…

11. Elegí una de mis washis favoritas, y que pegase con la silla, por supuesto… y apliqué unas tiras en las uniones de las servilletas, para taparlas… Después cogí otro modelo más y pegué otra línea en paralelo, aquí ya me dejé llevar…



12. Con las washis ya colocadas apliqué un par de capas de cola más, para que quedasen bien fijas, e insistí en los bordes bajo la silla, que previamente había cortado con papel de lija (podéis ver el vídeo de cómo se hace en el post de decoupage del calendario.

Y ésta es la base terminada con la silla montada de nuevo…
Tiene sus defectillos? Pues sí.
Tiene su encanto? Pues también.
Yo estoy razonablemente satisfecha
(sobretodo porque en un momento pensé que iba hacia el desastre…)
Admito, como siempre, críticas y sugerencias…;)

Yo creo que es como nosotras, que somos estupendas hasta con nuestras «cosillas»….;)

Pat.

Sígueme en redes sociales
    Carrito de la compra
    Tu carrito está vacío